Independientemente de si tu empresa es grande o pequeña, o el sector al que te dediques, e incluso aunque no vendas productos por internet, tu sitio web te otorga un prestigio en la red importante para generar credibilidad y seriedad a tus clientes (o potenciales clientes).

Si tenemos en cuenta las experiencias personales, que es al fin y al cabo una de las cosas que nos ayuda a comprender lo que busca un cliente, cuando hacemos una búsqueda en Google de algún servicio que buscamos, siempre optaremos antes por una empresa que tiene web propia y explica en ella los servicios que ofrece, antes que una de la que sólo nos aparece un teléfono y su dirección (si es que aparece).

Escogemos las empresas que tienen web porque nos parece que son más grandes e importantes que las que no la tienen. En el caso de estas últimas, da la sensación de ser fantasma, de no existir, y esto puede causar desconfianza… Pues esto mismo les puede ocurrir a tus posibles futuros clientes.

Yo ya subo a Facebook mis trabajos y/o productos y lo ve mucha gente…

Es cierto que las Redes Sociales son muy importantes para darle visibilidad a tu empresa, así como para interactuar con los usuarios, lo que le da una cara más humana a tu negocio. Sin embargo, esto es sólo una parte de la estrategia que puede seguir tu empresa para obtener la visibilidad y el prestigio que se merece y que permitirá que te escojan a ti, antes que a otra empresa.

Tener una web es para empresas grandes. Es muy costoso.

En realidad no lo es hoy en día y, por supuesto es una inversión muy inferior a los beneficios que puede aportarte el ser una opción a elegir por parte de los usuarios por encima de empresas de tu sector que no existen en la Red. Un sitio web puede ser construido por mucho menos de lo que imaginamos.

Yo no vendo productos por internet. No me hace falta.

El hecho de no vendas artículos directamente desde tu web, no significa que esta no sea importante. La venta online no es el único cometido de una página web, pese a que en ocasiones nos dejemos llevar por lo más obvio.

Si lo pensamos un poco, tampoco le compramos directamente a un restaurante (salvo que ofrezca este servicio, claro está), pero podemos ver en él su carta, qué nos ofrece, las opiniones que otros clientes tienen de él, su ubicación, sus horarios, reservar una mesa… incluso puede que tengan un blog en el que suban recetas interesantes. Una web puede ofrecer muchísima más información de la que imaginamos, aparte de servir para la venta online.

Además, el hecho de que dispongas de una web propia siempre tendrá más importancia de cara a un buscador (como Google, por ejemplo) al transmitir esta la profesionalidad que no te ofrece el encontrarte únicamente en Facebook o en algún directorio exclusivamente.

Grandes empresas ya han confiado en nosotros su página web. No te quedes con la duda y consúltanos sin ningún compromiso. ¡Estamos para ayudarte a hacer crecer tu negocio!

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Navegando, está aceptando nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?
Powered by